Saltar al contenido
Cócteles y Tragos

Michelada

¿Quién dijo que la cerveza no era un alcohol digno de un buen cóctel? Si te encanta el sabor de esta bebida, no puedes perder la ocasión de preparar un cóctel para sorprender a tus amigos. Cuando llega el verano a todo el mundo le apetece una Shandy o una Clara para refrescarse. Con nuestra receta de este trago clásico de México vas a ser el centro de atención en tu fiesta.

Receta de la Michelada original

Ingredientes

  • 330ml de cerveza rubia
  • Sal
  • 2 limones
  • unas gotas de Tabasco
  • unas gotas de Salsa inglesa (Perrins)
     
  • Hielo (opcional)

Guarnición

  • Escarchar el borde del vaso con limón y sal

Utensilios

  • Vaso mediano de 330ml
  • Cuchara mezcladora

¿Como preparar una michelada auténtica en casa?

  1. Cortamos un limón por la mitad y mojamos el borde del vaso donde vayamos a servir la michelada.
  2. En un plato esparcimos sal y mojamos el borde del vaso en ésta, para que se pegue y nos quede un bonito escarchado.
  3. En el vaso añadimos el zumo o jugo de dos limones, el tabasco y la salsa inglesa. Aproximadamente unas cinco gotas de cada.
  4. Añadimos uno o dos hielos y vertemos la cerveza.

Consejos para preparar la michelada perfecta casera

Si estás leyendo esto en España estarás enloquecido por tener que mezclar hielos con cerveza. Bueno, tienes que entender que este trago de origen mejicano se sirve mucho en CentroAmérica, donde, debido a las altas temperaturas es muy común añadir hielos a las cervezas para que no se calienten. Por supuesto si el clima te lo permite puedes servir este cóctel sin el hielo.

Para la cerveza, puedes usar cualquier variedad, como negra, o de trigo, pero la receta original es con una buena cerveza rubia, como una Coronita.

En cuanto a las cantidades de las salsas Worcestershire o inglesa como la Perrins o el tabasco, la cantidad es a gusto del consumidor. Si te gusta el picante no te cortes. Pero si tus invitados no son tan valientes con este sabor apura más las cantidades.

Como no, si no te gusta el picante puedes evitar el uso de esas salsas. Y utilizar otras como la de soja o jugo de tomate o ninguna. De hecho, a veces se llama a la michelada una chelada cuando no lleva picante, e inclusive a la picante (la original) se la llama endiablada en algunos países.

En México, se utiliza unas gotas de salsa sazonadora, la Maggi, aunque es cierto que la Michelada proviene de ahí, este ingrediente se considera opcional a nivel internacional.

En otros países, también es muy común usar un poco de jugo de tomate para dar más sabor. Así como sazonar más la bebida con otras especias como la pimienta negra.

Si te gusta el sabor de la Michelada, por su parecido en cuanto a ingredientes, elaboración y el toque picantón, te recomendamos que te veas la receta del clásico Bloody Mary en nuestra web, cuyo alcohol base es el Vodka. Sin duda, te encantará.